Y siempre seré.

Mi mamá dice que soy un Mirrey :(


Tempora, tempore, tempera.

Hace 18 años.

Hace 18 años nos vimos por primera vez, probablemente no teníamos ni la menor idea de quién, cuánto y qué era lo que significaría el uno para el otro durante el desarrollo de nuestras vidas.

 

Ha pasado tiempo, han pasado cosas, han pasado personas, pero sobretodo han pasado momentos. Y han pasado momentos de logros, de risas, felicidad, de enojo, de desacuerdo, momentos difíciles. Pero han sido tantos momentos, tan diferentes y tan iguales a tu lado, que te conozco en casi tu totalidad, te conozco más que a ti mismo, incluso más que mí mismo, sé cómo vas a reaccionar, pronostico tus probabilidades de alcanzar, ganar o perder una pelea con tu vieja, con tu madre, con la vida.

Puedo escribirte este texto sin si quiera adentrarme en palabras profundas, reales, inspiradoras de llanto y aún así no poder evitar que se humedezcan mis ojos, o los tuyos. Tengo el llanto en el límite y es que son tantas cosas, que no existen palabras, textos o códigos que puedan explicar lo que hemos vivido, lo que me has hecho vivir, la manera en la que me has hecho vivir. ES QUE CARAJO, ha sido un maldito orgullo crecer a tu lado, conocerme desde tus ojos. Y ha sido tan difícil a la vez, han habido años que estemos lejos, distanciados por nuestras decisiones de vida, rezagados de los comentarios oportunos, pendejos e inexplicablemente cagados cuando estamos en la misma habitación, ha sido difícil.

Me tocó conocer un nuevo continente a tu lado cuando teníamos 9 años, me tocó crecer más que nunca a tu lado, me tocó verte llorar, te tocó verme extrañar. Solos a más de 8mil kilómetros de distancia de casa, pero acompañados. Escuincles inútiles e inmaduros caminando por otro país, preocupándose únicamente por los coches que pasaran al momento, no fueran a aplastar nuestro balón.

Increíblemente sobrevivimos, llevamos a cabo la experiencia que antes de a los 19 años decidir vivir solos en otro país, había sido la experiencia de nuestras vidas. Así es, tuvieron que pasar 10 años para que lo mejor que nos pudiera suceder, fuera distanciados el uno del otro. Tuvieron que pasar bastantes momentos, suficiente crecimiento, para habernos podido permitir estar sin el otro. Ha sido difícil.

Ha sido extraordinario también como en tanto tiempo, con tantos recuerdos, con tanta vida recorrida, aún te extrañe. Aún pese que no vivas en mi casa, yo en la tuya, o a un lado de las nuestras. Ha sido difícil seguir creciendo sin mi hermano.

Aún recuerdo lo complicado que me eran los días en Madrid, lo difícil que era el reto que afrontaba, pero también recuerdo que tomaba la foto de la ceremonia de equitación que tuviste, donde salimos los dos, donde detrás de ella escribiste palabras de oro:

“…te quiero ver en el Real Madrid, yo le voy a chingar a los coches y los dos vamos a cumplir nuestros sueños.” PUTAMADRE, no sabes la motivación, no sabes el impulso, el peso que esas palabras tenían, me provocaban. Pues la persona con la que acostumbraba llorar cuando todo se tornaba complicado y que ya no tenía para llorar; no estaba llorando, le estaba chingando. No tenía de otra, había que chingarle también.

Desafortunadamente, azares del destino, de la vida, errores cometidos en la mía, no logré alcanzar ese sueño. Pero a gracias a que tú peleabas por el tuyo del otro pinche lado del mundo jamás me desesperé, jamás me rendí, luché por el mío. Feliz, contento y satisfecho con el esfuerzo y con lo que logré, pude regresar a construir otra vida.

Pero lo mejor de todo fue regresar y verte tan avanzado, tan adelantado a lo que había imaginado, verte tan realizado, haciendo lo necesario para construir el futuro que siempre habías planeado y que durante nuestra infancia siempre habíamos platicado.

Jorge Eduardo, no mames, qué maldito orgullo crecer a tu lado, ver quien eres, en quién te convertiste sin cambiar si quiera un poco el amigo al que me amarré, y que se me sequen las manos de escribir pendejadas si tú no crees que tú y yo estamos amarrados de por vida. Este lazo, éste que sin estar presentes jamás nos alejamos, el mismo que nos jala cuando hay un coche por atropellarnos, o el mismo que nos jala cuando nos quedamos atrás, ese mismo pinche lazo, es ETERNO. Infinito en habilidades y limitado a quebrarse.

No tengo más qué decir, seguro me entiendes, siempre los has hecho. No está de más agradecer, agradecer 18 años de la más pura amistad. Agradecer tu tiempo, darte las gracias por escuchar, por impulsarme, por hacerme crecer, gracias por ser quien eres y en quién me convertiste.

Nos falta una vida todavía, estás pleno, explótate. Desarrolla cada habilidad que creas tener; obsérvate, conócete, concéntrate en ti. Porque aquí estoy yo por si la estás cagando en lo demás, date ese lujo, me tienes a mí.

Veintiún años, espero que hayas cumplido tus expectativas so far, porque definitivamente eres mejor que el Pistón que yo imaginaba.


Te amo hermano, feliz cumpleaños 21.

Los primeros 6 meses 😍Te amo @adanlaura 😘

Los primeros 6 meses 😍Te amo @adanlaura 😘

No me hagas mucho caso: Pedir prestado

nomehagasmuchocaso:

No lo pedí y mucho menos lo rechace, llego prestado un día.

He dedicado gran tiempo de mi ocio, desveladas y ratos libres a analizar cada parte de este ser tan complejo.

Sí le preguntará a las personas que les fue prestado antes que a mi podrían decirme porque ríe, muy pocos porque llora.

Pero…

I just love her.

10 months ago - 10
I just never gonna let that feel go.

I just never gonna let that feel go.

No debería publicarlo.

Hace tiempo no escribo y no me refiero aquí, nunca escribo aquí. Pero solía hacer esto casi diario, procuraba todos los días sentarme, acostarme o la posicion que fuera y escribir lo que fuera que pasara por mi mente, I mean lo que fuera. Una vez escribí dos cuartillas sobre lo increíble que me parecían las gotas de lluvia deslizarse sobre las ventanas, DOS PUTAS CUARTILLAS ¡¿qué pinche pedo?! (Definitivamente el objetivo era dedicarme tiempo y no realmente el tema a discutir).

Me puse a pensar… ¿por qué dejé de hacerlo?

Xq?                     xq?                    xQ?                   XQ?

      xQ?                      xq?               XQ?                           Xq?

 

Es decir, tenía ya hecha una costumbre, una rutina tan normal como lo era bañarme. Y soy una persona metódica, lo soy, de verdad. Dedico mi tiempo y vida a crearme rutinas para hacer las cosas lo mejor posible, si son cosas que haré todos los días pues carajo busco la manera más efectiva y rápida de realizarlas. Me baño con pasos específicos, me seco con pasos específicos, me visto en el mismo orden que hago todos los días. A todas las cosas “de rutina” realmente les adjudico una. Pero de repente dejé ésta, que a mi parecer era de mis favoritas, porque no soy fanático de la lectura, sí leo, pero no me fascina. Prefiero por mucho escribir. Y es que no es como que jamás he llegado con una persona a contarle si quiera mi día con detalles, o los problemas que han surgido en la semana o los probables para la siguiente. No lo hago, no me gusta, no estoy acostumbrado porque sí lo estaba, a platicármelos a través de mis palabras. No es como que he dejado de tener problemas, pero sí sucedió algo, algo fascinante y algo que había estado buscando desde ya hace un tiempo.

 

Encontré, me encontró, realmente no lo sé pero sucedimos. Me enamoré de una mujer distinta a cualquier persona y cosa que jamás había imaginado, me enamoré de alguien diferente. Porque aunque ella trata so badly de hacer un papel y rol de persona ordinaria, no lo es. Es inteligente, es rara, es complicada, complicadísima, hermosa, guapa hasta su pinche madre de guapa, sonriente, berrinchuda, tiene la mirada más cautivadora y asesina con la que jamás me haya cruzado, me ama, es chaparrita, tiene un derrièr que te cagas, tiene un gran corazón pero sobre todas esas cosas me hace vivir, me hace ser y eso sin duda alguna, es lo que buscaba.

Alguien, algo lo que fuera en este universo que me hiciera sentir vivo, que me dejara ser y que enriqueciera ese ser. Para este momento tengo más de 5 meses de haberla adquirido (sí putos, adquirido, porque esa mujer es mía) y soy más rico de lo que había podido ser, he incrementado a tal magnitud mi valor terrenal que si pudiera venderme en este momento, valdría unos cuantos pesos. Toda mi vida he sido de la idea que un ser no tiene valor adquisitivo, pero coño, esta mujer me ha enriquecido tanto que ye puedo pensarme en un algo que alguien gustaría obtener y dispuesto a pagar estaría (centavos, no se caguen). No, pero en verdad; me siento tan lleno de vida, tan lleno de todo que me he olvidado, mejor dicho, he dejado a un lado la necesidad de escribirme para saberme.

Ya estoy hecho, ya soy. Me faltaba ella. La amo, la amo un chingo y con su perfecta imperfección me siento desarrollado, evolucionado y me gustaría no publicar esto hoy para volverlo a leer y poder darme a entender en palabras no tan pendejas, pero no quiero, simplemente ya no siento esa necesidad de tomarme un tiempo, detenerme a observar si lo estoy haciendo bien. Hoy tengo la seguridad de que lo que haga y como lo haga será cómo debe ser, soy un maldito megalómano PERO ME ENCANTA, me encanta saberme tan chingón, tan chingón como mi padre siempre me dijo que debía de ser, tan chingón para haber cautivado el corazón de una mujer tan grandiosa. Estoy feliz, soy feliz.

Lo dije en algún otro texto, jamás he dejado de serlo pero hoy estoy pleno, me siento lleno. La amo y estoy agradecido por haberme perfeccionado a lo que hoy soy. 

Sé que estoy escribiendo en caliente y decir no mames, ni un año de conocerse han de tener, lo cual es otra cosa que me fascina, la rapidez con la que esto sucedió. Y no es un amor pendejo de adolescencia, es de esos buenos de telenovela (qué pinche asco que escribí eso) pero es del bueno. Y no sé… deberían salir por ahí a encontrar esa motivación extra, quién sabe, podría estar en cualquier lado; yo la conocí por una red social. Sin miedo, con calma y con la mejor disposición, justo como deberíamos ejecutarlo todo. Todo a su tiempo, sólo esperen el suyo.

XoXo Gossip Girl.

P.D. Desde t̶o̶d̶o̶ ̶e̶l̶ ̶p̶i̶n̶c̶h̶e̶ ̶t̶i̶e̶m̶p̶o̶ mitad a final del texto, puede dejarse notar como el amor nos apendeja. Qué maravilla.

(Source: airows)

No disponible.

Eras el mejor amigo, el que mejor escuchaba, el que me hacia reír, el desinteresado. El único que con una mirada lo calmaba todo.

Te voy a extrañar, te voy a extrañar muchísimo.

Tú eras el único que me veía llorar, el único que me veía en llanto, el único que me sabía vulnerable. Porque jamás me juzgaste, me amaste y confiaste en mí a ciegas como ningún ser humano jamás lo hará. Derramo lagrimas sobre el teclado, las dejo caer porque estoy en el suelo, no tengo para dónde ni cómo levantarlas. Te voy extrañar, te voy a extrañar muchísimo.


Tú eras perfecto para esta situación, para cuando alguien tan valioso se desvaneciera de este mundo, eras tú quien estaría a mi lado. Escuchando mi llanto, con tu cabeza sobre mis piernas, con tu mirada tranquilizante, con esa indiferencia en lo banal. Sin decir nada, sin palabras, que ha sido lo que siempre me ha funcionado. Odio las palabras, no las necesito. únicamente te necesitaba a ti, a ti y a tu aliento dándole vida al propio. Te amo, siempre te amé.

Confiamos y nos amamos ciegamente como jamás dos seres humanos lo harán, me duele, me mata perderte. Sé porque te fuiste y siempre te amaré y estaré eternamente agradecido por eso. Siempre quisiste darla, dar tu vida por mí hasta que se te hizo. Maldito, siempre tan astuto.

Recuerdo una vez, jugando los dos en el jardín la pelota voló la barda del vecino. Me volteaste a ver con la misma incertidumbre que yo hacía cuando un problema venía. Me reí, me reí de la misma manera que tú hacías cuando me veías. Recorriste la barda con la mirada fijada en esa pelota, una y otra vez; lo hiciste, encontraste el punto débil, el punto de acceso a la solución del problema. Te observé, tomaste la pelota y regresaste a mí con ella en la boca y la mirada triunfante, aprendí.

Esa fue la primera vez que supe, tu incertidumbre y astucia como ninguna me iban a enseñar. Te amé, desde ese momento y 10 años después, te amé. Y siempre lo haré.

Te voy a extrañar, te voy a extrañar muchísimo, leoncito.

19/04/2013

Hoy escribí para aquí. Muy decidido a publicarlo y no lo hice, no pude. Aún no puedo dejar, no puedo regalar mis pensamientos a los demás, me sigue pareciendo estúpido mostrar el lado que tanto me ocupo en guardar. ¿Por qué lo guardo? Porque es lo mejor de mí. No lo quiero desperdiciar, a alguien fascinante voy a encontrar y entonces se lo podré mostrar.

Mientras tanto, a chingar a su madre los demás.

I love you.

I love you.

(Source: 420ismyactualbirthday, via rdao)

And I was like… 

And I was like… 

(via un-broken-inside)

Pues así va a estar mi domingo…

Pues así va a estar mi domingo…

Cena.

Cena.

(Source: airows)

Caminando me llené.

Me encuentro aquí, en mi cama. Han pasado 11 meses desde que emprendí el viaje de mi vida, descubrí, crecí, lloré, reí. Hice todo menos resolver, tal vez hoy ya no tenga la misma incertidumbre acerca de la vida que aquel día, y ciertamente no tengo la misma duda acerca de la mía.

“Viajamos para perdernos pero finalmente nos terminamos encontrando.”

Me encontré, descubrí lo que para mí valía, tal vez no viva con arrepentimientos pero encontré mis errores, perdí la duda.

Me siento feliz, la verdad es que nunca he dejado de serlo. Me he sentido perdido, pero cada vez que lo hacía no hacía falta más que mirar al espejo y saber que lo tenía todo, me tenía a mí.
A final de cuentas no tenemos nada, mas lo que somos. Lo que somos nos lleva a decidir de cierta manera; éstas decisiones nos hacen actuar bajo un mismo criterio; éstas acciones nos llevan a rodearnos de la gente indicada (que cabe mencionar son puramente personales) y la gente que nos rodea es de lo poco que realmente nos llena.

¿Cómo me llené?
Caminé…
Caminé con los bolsillos llenos de arena, caminé con los bolsillos llenos de dudas, caminé con los bolsillos llenos de dinero, caminé con los bolsillos llenos de risas, caminé con los bolsillos llenos de tristezas, caminé con los bolsillos llenos de centavos, caminé con los bolsillos llenos de respuestas, caminé con los bolsillos llenos de llanto, pero sólo una vez caminé con los bolsillos vacíos. Aquella vez no pude más que quitarme los pantalones aventarlos a la calle y caminar con pies y cuerpos desnudos sobre la fría arena, que únicamente reflejaba la fría noche que estaba sucediendo dentro de mí.

Perdí rumbo, perdí tiempo, perdí personas, perdí oportunidades, pero sobre todo perdí vida.
Dejé de vivir e irónicamente con cuerpo y mente desnudos fue cuando me sentí cubierto, protegido por mi propia vulnerabilidad. Porque difícilmente nos sabemos vulnerables, pero una vez descubiertos, dejamos de serlo.

Me sentí yo mismo, me sentí lleno. Caminando semidesnudo imaginando que caminaba desnudo recordando que alguna vez caminé vestido mientras deseaba caminar semidesnudo, hasta que sucedió, me encontré en la situación que algún día imaginé que mientras caminando imaginaría que encontraba dudas mientras recordaba que algún día caminé imaginando que me encontraba. Y ahí estaba, sin bolsillos y con los mismos llenos, me llené.

Es impresionante como cuando nadie nos entiende es cuando más claro hablamos, porque la claridad no la juzga nadie, la brinda uno mismo y cómo puedes entenderla si esa claridad no es tuya, no puedes pedirla prestada ni simplemente comprar una, tienes que encontrarla.

Me revuelvo y me aclaro todo yo mismo, me tengo.
Tal vez sea lo más egocéntrico que jamás haya escrito, pero así me siento. Después de 11 meses sigo sin respuesta a la vida, pero ya tengo llena la mía.

12/12/12